Consejos para la prevención y el cuidado del ojo rojo y la blefaritis

Pueden llegar a afectar al 30% de la población, 14 millones de españoles

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos, a través de su vocalía nacional de Óptica y Acústica, ha lanzado una acción informativa y de educación para los ciudadanos, con el fin de prevenir ambas patologías y promover la derivación al médico en los casos necesarios.

María Isabel de Andrés, vocal nacional de Óptica y Acústica del Consejo General de Farmacéuticos, alerta de la aparición de estas dos patologías, “que se calcula afectan al 30% de la población y por tanto suelen ser motivo de consulta en las farmacias. Por ello hemos querido poner en marcha esta acción para contribuir a su prevención, mejorar el tratamiento y derivar al médico en todos los casos necesarios”.

Qué es y cómo prevenir el ojo rojo

El ojo rojo es un signo que se utiliza para denominar el enrojecimiento de la zona más blanca de los ojos, pudiendo presentarse en diferentes grados de intensidad, producidos como consecuencia de un proceso inflamatorio. El ojo rojo se puede acompañar de síntomas como irritación, dolor, picazón, sequedad o secreción, entre otros y se origina por factores medioambientales (alergias, humo, polvo, aire acondicionado, etc); enfermedades como el ojo seco, conjuntivitis o úlceras; sobreesfuerzos al toser o coger peso; estilos de vida como el uso excesivo de lentillas o el abuso de pantallas o algunos tipos de cirugía.

En el marco de esta acción, los farmacéuticos van a insistir en las medidas preventivas del ojo rojo como el lavado habitual de las manos, reducir el uso de lentillas y dispositivos digitales, descansar 8 horas al día y proteger los ojos con gafas de sol de protección UV. Además, es bueno utilizar gotas oftalmológicas lubricantes para mantener los ojos hidratados si siente molestias hasta consultar al médico sobre todo si hay exposición continuada a ambientes secos.

Blefaritis, un tipo de ojo rojo

La blefaritis es un tipo de ojo rojo caracterizado por una inflamación de los párpados, producida por un exceso de grasa y bacterias en el borde del párpado, junto a las pestañas, apareciendo escamas y enrojecimiento en la base de las mismas. La blefaritis es muy común, llegando a afectar a alrededor del 30% de la población, y está relacionado con muchos de los casos de ojo seco, ya que conlleva un empeoramiento de la calidad de la lágrima. Suele aparecer además con síntomas como sensación de cuerpo extraño irritación y picor, lagrimeo y visión borrosa.

En la prevención de la blefaritis es fundamental evitar desencadenantes como el aire acondicionado o la calefacción y mantener un nivel de parpadeo que evite la sequedad. Además es necesario realizar una correcta higiene ocular; evitar el uso de cosméticos en el borde del párpado y reducir el uso de lentes de contacto, entre otros. En el caso de aparecer blefaritis, debemos realizar una adecuada higiene diaria de los párpados, utilizar lágrimas artificiales si hay sequedad ocular y complementos Omega 3 por vía oral cuando no se mejore.