Entrevista con el presidente, Mario de Miguel Zaragoza

“Tenemos muchos retos pendientes que estamos afrontando.”

Mario de Miguel Zaragoza

-¿De dónde viene su vinculo con la farmacia?

Yo llegué al mundo de la farmacia un poco de casualidad, no tenía una vocación definida. Cuando estaba estudiando dudaba si hacer una ingeniería, económicas… pero como farmacia es una carrera tan amplia que aglutina ciencias y letras pues acabé escogiéndola. Después, como todo, conforme se va conociendo se le va cogiendo más cariño, pero en mi familia nadie había sido farmacéutico. Mi primera experiencia con la oficina de farmacia fue en la farmacia militar de Ceuta y después también estuve en un pequeño almacén de distribución también en Ceuta.

-¿Qué le diría a una persona que está dudando sobre si estudiar farmacia o no hacerlo?

La farmacia como carrera es de las que más amplia las posibilidades dentro del mundo laboral. Los farmacéuticos estamos repartidos en muchas cosas. La industria farmacéutica, el control de calidad, docencia, investigación, trabajar en hospitales… La carrera al ser tan amplia toca muchos palos y tiene multitud de salidas. Hoy en día también se dan mucho los doble grados para completar la farmacia con la ortopedia por ejemplo. Hoy por hoy es una de las pocas profesiones en España que no tiene paro.


-¿Cuál cree que es la situación actual del mundo de la farmacia?

Esa pregunta tiene mucho de lo que hablar. Quizás lo que tenemos ahora mismo más a corto plazo es ir hacía una farmacia más asistencial y de servicio, no quedarse solo en la dispensación. Hay que dar un plus, que puede ser desde el seguimiento farmacoterapéutico a la adherencia a los tratamientos. Desde el Colegio hemos impulsado la SPD, que es un sistema personalizado de dosificación. También queremos colaborar con la administración en todas las campañas que sean posibles, como la del Cáncer de Colón que tenemos actualmente. Queremos retomar la prueba de diagnostico de sida en oficia de farmacia y algunas colaboraciones altruistas de este tipo para colaborar con la administración y atender lo mejor posible al ciudadano.

-¿En qué consiste el cargo de presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ceuta? ¿Le lleva mucho tiempo?

Si que requiere tiempo de dedicación. Somos el enlace entre todos los colegiados y la administración. En Ceuta, por el tamaño que tiene, y eso es una suerte pues estamos representados a nivel nacional en el consejo, con lo cual se nos puede escuchar en los foros de más alto nivel de la profesión farmacéutica. Tengo la sensación de que cada vez hay que dedicar más tiempo porque las cosas cambian y siempre estamos obligados a actualizarnos. En definitiva es vocación de servicio y querer poner tu granito de arena en la mejora de la profesión, eso es lo que realmente lo que me impulsa a seguir.

-Es su segundo mandato como presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ceuta, ¿qué motivos le llevaron a la presidencia?

Fundamentalmente el sentido de la responsabilidad. Tengo cierta sensación de que, de alguna manera, hemos abusado durante mucho del anterior presidente, Antonio, que ha estado muchos años al frente y ya nos tocaba a la siguiente generación dar un paso adelante y asumir responsabilidades.

-¿Cuál es la labor que desempeña el Colegio?

Estamos en muchos frentes. Somos relación con la administración, garantizamos ante la sociedad el correcto funcionamiento de la profesión, ya que los farmacéuticos tenemos que estar colegiados, con lo cual preservamos y garantizamos el buen uso de nuestro trabajo. La oficina de farmacia es la salida principal de los farmacéuticos, pero hay otras muchas salidas profesionales que también tienen cabida dentro del paraguas de la organización colegial, ópticas, ortopedias, dietéticas…

-¿A dónde se dirige el Colegio de Farmacéuticos de Ceuta?

Tenemos muchos retos pendientes que estamos afrontando. Hay que rehacer los estatutos y adaptar el código deontológico, dos cosas prioritarias a nivel interno del Colegio. Estamos intentando abrir el colegio a personas que no estén solo en oficina de farmacia, por ejemplo en la junta está incluida una vocalía de hospitales, que es otra de las múltiples salidas que tiene la carrera de farmacia.

-¿Cuál es la relación del Colegio de Ceuta con otros colegios como el de Andalucía?

Ceuta, junto a Melilla, pertenecía antes a la misma organización que los colegios andaluces, pero cuando se creo el CACOF (Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos) nos volvimos independientes. La relación con otros colegios, especialmente con Andalucía por cercanía, es muy buena. En nuestro día a día, con quien llevábamos vidas paralelas es con el Colegio de Melilla, ya que tenemos la peculiaridad de que somos los únicos territorios Ingesa. Además somos los colegios más pequeños y con menos colegiados de España, por lo que tenemos problemas parecidos.